martes, 8 de diciembre de 2009

Para mis hijos.

Hay mares, tierras e historias de conquistas y descubrimientos. La novela histórica sobre Alejandro Magno "Alexandros", de Valerio Massimo Manfredi es una de mis favoritas. Algunos de sus pasajes de su vida me han maravillado y los he destacado para mis hijos.
Cuando Alejandro ha pasado la adolescencia y su educación con Aristóteles, su padre el rey Filipo de Macedonia le recuerda que "llegará el tiempo en que esa vida de juventud la recordará con nostalgia...."
Mas tarde un destino grande lo esperaba y
Alejandro incansable, se defiende y lucha solo en las batallas trayendo triunfos para su reino. Su padre lo alienta y viendo que tiene todas las condiciones para ocupar su trono y aún más, le dice, " voy a tener que buscar otro reino, porque Macedonia no es lo sufiiciente grande para ti..." Alejandro conquisto un mundo nuevo.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Mediterráneo



Cuando estoy cerca del mar Mediterráneo, me siento feliz y siento la envidia de no haber nacido allí como Serrat para escribirle y cantarle la más bella canción.
Ese color infinitamente azul, me conmueve y me embelesa. Y cuando estoy lejos de él, lo recuerdo y envuelve mi ser de serenidad. Amo este mar y su canción.............

Letra y música de J.M. Serrat

.Quizá porque mi niñez
sigue jugando en tu playa,
y escondido tras las cañas

duerme mi primer amor,
llevo tu luz y tu olor
por donde quiera que vaya,

y amontonado en tu arena
guardo amor, juegos y penas.

Yo,

que en la piel tengo el sabor
amargo del llanto eterno,
que han vertido en ti cien pueblos

de Algeciras a Estambul,
para que pintes de azul
sus largas noches de invierno.

A fuerza de desventuras,
tu alma es profunda y oscura.

A tus atardeceres rojos
se acostumbraron mis ojos
como el recodo al camino...

Soy cantor, soy embustero,
me gusta el juego y el vino,
Tengo alma de marinero...

¿Qué le voy a hacer, si yo
nací en el Mediterráneo?

Y te acercas, y te vas
después de besar mi aldea.
Jugando con la marea

te vas, pensando en volver.
Eres como una mujer
perfumadita de brea

que se añora y que se quiere
que se conoce y se teme.

Ay...

si un día para mi mal
viene a buscarme la parca.
Empujad al mar mi barca

con un levante otoñal
y dejad que el temporal
desguace sus alas blancas.

Y a mí enterradme sin duelo
entre la playa y el cielo...

En la ladera de un monte,
más alto que el horizonte.
Quiero tener buena vista.

Mi cuerpo será camino,
le daré verde a los pinos
y amarillo a la genista...

Cerca del mar. Porque yo
nací en el Mediterráneo...

Mareas

Las mareas. Las recuerdo en las playas del Atlántico sur dejando el suelo marino al descubierto. Descubrimiento... Así me siento en es...